18 de octubre de 2007

Aventura en el Castillo






Cuando te miro a los ojos veo mi futuro.

18 comentarios:

  1. Muy chulas las fotos. Veo que los habitantes no son peligrosos, aunque un castillo esconde siempre pasadizos secretos donde ocultarse.

    Besos,

    ResponderEliminar
  2. Hola chico, gracias. Interesante tu apreciación. Aunque me temo que la mariposa sólo pasaba por allí. Los habitantes eran muy, pero que muy peligrosos, por eso digo lo de aventura. A esos no los pudimos fotografiar desde luego, uuff. Los pasadizos para ocultarse nos venían bien a los "visitantes"...

    ResponderEliminar
  3. habitantes peligrosos, un castillo y una mariposa, todo ello encandilan una atmósfera para recrear y saber contar una historia.
    Sería interesante partir de una, probablemente diferente, a la que tú sabes, podríamos interpretar, puede que así me quite la espinita que aún tengo con la película El orfanato y vea que las historias pueden ser apasionantes si se saben contar.

    ResponderEliminar
  4. ¿y de dónde son esas fotos tan preciosas?

    saludos!

    ResponderEliminar
  5. Cuando miro a tus ojos....

    El castillo fantastico,...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Evita... ¿Tú sabes contar una historia? Adelante:
    El castillo del siglo XV, vacías jaulas enormes para pájaros exóticos, estanques de aguas verdes, puertas de hierro cerradas con cadenas oxidadas, alambre de espino en los límites, lagartijas, conejos, cenadores con suelos de mármol sembrados de hojas secas, puentes levadizos, todos los faroles del mundo colgados en los árboles. ¿Suficiente?

    ResponderEliminar
  7. Pulgacroft
    Hola ¿Y de dónde sales tú? Je.
    Bienvenida y saludos.
    De donde son las fotos no te lo puedo contar aquí. Quizá en otro sitio sí, escríbeme.

    Malina y Tan
    Seee, son chulas las mariposas, y son tan tan difíciles de pillar con una cámara que eso las hace más chulas ;)
    El lugar era mucho más chulo que en las fotos Tan :) Era mágico. fue una aventura.

    Aiguamel
    Sí, cuando miro a sus ojos eso pasa :*
    Otro abrazo de vuelta.

    ResponderEliminar
  8. Dame tan sólo un segundo y te crearé una historia.
    Hoy estoy muerta, es lunes y no conviene empezar estresada la semana. Queda pendiente unir esas líneas con hilo de contar historias.

    ResponderEliminar
  9. Hola, ¡que lindas fotos! Saludos!!

    ResponderEliminar
  10. Eva cositaaa, es miércoles, quiero mi historia, soy impaciente :)

    Hola Lola, señora bisutería ;) Gracias y bienvenida.

    ResponderEliminar
  11. Sangre, sudor, palpitaciones, agotamiento. Mientras pensaba en todo lo ocurrido días atrás supe que me encontraba sin salida andando en círculos y protegida por puertas de hierro cerradas con cadenas oxidadas. Estas puertas remataban con alambre de espino en los límites y me era imposible escapar. No recordaba muy bien como había llegado hasta allí, ni siquiera sabía que había hecho antes, el día anterior, cuándo mis pasos se aceleraron y escapando llegué al castillo del siglo XV. Que permanece aislado sobre puentes elevadizos que se ven desde la carretera pero que no alcanzamos a intuir el interior, donde los estanques de aguas verdes, las lagartijas y los conejos son parte de un inquietante mundo, ahora desvanecido. Tampoco recuerdo de donde vengo, y en alguna ocasión, me siento pasajera de este lugar al que llegué después de una discusión conmigo misma. Ese día, sí, no había ido a trabajar y caminaba pensativa, fumando, mirando al suelo, y atormentada entré sin darme casi cuenta en la avenida de todos los faroles del mundo, que según cuenta la leyenda permanecen colgados de los árboles, sólo que nosotros no somos capaces de distinguirlos. Y como si de la misma irrealidad se tratase me encontré sumergida en senderos sin retorno y caminos deshechos. Un alto a mitad de mi extraño caminar me redujo a ver vacías jaulas, eran enormes y en su interior se encontrarían en otro tiempo, pájaros exóticos de mirada atemorizada quizá por algún ruido que sólo sus oídos hubieron captado. Ruidos que más tarde me demostraron que no eran próximos sino lejanos, y que retumbaban cansinamente como a golpe de martillo en unos cenadores próximos con suelos de mármol sembrados de hojas secas, dónde había dormido dos días antes.

    ResponderEliminar
  12. Heeey Eva ¡¡Generosa!!
    ¡¡OLÉ!! :))

    ResponderEliminar
  13. Cuándo quieras lo montamos en vídeo, ja!

    ResponderEliminar
  14. Sería divertidísimo, pero tú haces la actriz principal (y única) y yo ruedo ¿vale?. Mmmm, aunque mucho me temo que los habitantes peligrosos que yo vi, y los que no vi, no nos lo iban a permitir de buena gana. Tendrá que ser otra historia en otro sitio y otro momento.

    ResponderEliminar
  15. Me gusta ese poema en la gran piedra.... el agua que invita a soñar y los pájaros sin dueño que llenan el aire de su canto.
    A mí me encantan los castillos... sus historias, todo lo que encierran. Cómo para inventarse una historia, así como la de eva.

    ResponderEliminar
  16. Pues tiene un poco de continuación en piedras que están después.
    Tú podrías inventarte mil historias en ese castillo, con lo bien que se te da tía.

    ResponderEliminar