28 de enero de 2007

Felicidad II

Estuve pensando en la felicidad, como alguien me apuntó en otro lado, y recordé algo que quería compartir.
Todos conocéis a Manfred von Richthofen, pero la mayoría bajo el nombre de Barón Rojo. Fue el héroe más famoso y respetado de la Primera Guerra Mundial, y posiblemente de la historia, no sólo por su increíble habilidad y valor sino también por ser un caballero aun en plena batalla. Nadie es invencible claro y después de derribar durante su corta carrera 80 aeroplanos enemigos murió abatido una mañana a los 25 años. Lo que veis ahí arriba es una réplica de lo que ya es un icono del siglo XX, su caza triplano Fokker.
Vi un documental sobre él y aunque hace varios años aún lo recuerdo porque me encantó la idea tan romántica que tenía de la felicidad. Vereis había una entrevista y, en mi memoria, era algo así (un fragmento):

Entrevistador.- ¿Qué se siente siendo el mejor piloto del mundo?
Barón Rojo.- No lo pienso de ese modo, ser el mejor y todo eso. Le aseguro que para mí volar lo es todo en la vida, no soy realmente feliz de ninguna otra forma.
E.- Bien, pero es realmente peligroso lo que usted hace, se retirará algún día o quizá sufra un accidente, no podrá estar siempre volando. ¿Qué hará entonces?
BR.- Creo que no lo entiende. Cada momento que paso allí arriba entre las nubes, sobre mi amado triplano surcando el cielo, solo, libre y poderoso... es siempre.


Seguramente tenía razón ¿verdad?, a veces nos empeñamos en buscar imposibles, no nos conformamos con los pocos momentos realmente buenos de nuestra vida y siempre estamos esperando más y pensando en siempres y en nuncas. Tal vez podríamos darle un significado más amplio y benévolo a esas palabras cuando buscamos la felicidad o la perfección.

12 comentarios:

  1. Hey, has vuelto. Seguramente tienes razón pero que dificil es conformarse cuando hay tantas cosas ahí por experimentar y lo cierto es que seriamos más felices conformandonos con lo que tenemos, con lo bueno, pero entonces dejariamos de soñar y de crecer y eso también da la felicidad, no crees?

    ResponderEliminar
  2. No no de conformarse nada, habrá que buscar un equilibrio, conformarse sería quedarse en el borde del camino.
    Ah, aquí no hace falta anónimo.

    ResponderEliminar
  3. ¡¡¡Susto me habias dado, con lo de FERMÉ!!!, encantada de poderte leer de nuevo. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Hey Dark tiarronaaaa, ole ole, ya estás dando guerra. Sólo duró una semana en tiempo real, pero la verdad es que para mí realmente estuvo cerrado este asunto. Ya no.
    Y tienes razón, se puede morir de muchas cosas... mas de momento ni tú ni yo vamos a morir de ninguna.

    ResponderEliminar
  5. Te pasaste Cyllancita, creo que es realmente cierto. Sin conformarse valorar lo que realmente tenemos y con esos pequeños destellos de felicidad que nos dan las simples cosas.
    Y seguir buscandola pero sin restarle importancia al hoy.
    Siempre se puede ser mas feliz o mejor y esa búsqueda tambien da felicidad.

    ResponderEliminar
  6. ¿Me pasé Limoncita? jajaja. Seee, seguro que no conocías esta faceta del Barón.
    Y bueno tu preguntaste y yo sólo respondí, seguiremos buscando ¿eeh?

    ResponderEliminar
  7. La felicidad es un estado de animo del alma, es el fin supremo del ser humano, dichoso aquel que valora las pequeñas cosas del dia a dia que lo hacen sentirse feliz. Yo por mi parte vivo cada momento al maximo, y puedo decir honestamente que mucho de mi vida me trae felicidad.

    Marina

    ResponderEliminar
  8. Heeey la comentadora más dicharachera de C. Kennet, la que NO escribe como el diablo ajajajjaja
    Qué bien haces! El fin supremo? uuff casi nada!
    Por cierto: Aguante la secta del Clan!! ajajajaja

    ResponderEliminar
  9. jajaja, me caigo y me levanto a aplaudirte por el sitio tan genial que tienes!!! me muero de la risa cada vez que tiras lo de la secta, es buenisimo, debo decir que me lavaron totalmente el cerebro, estoy obsesionada con el clan, y por supuesto sus miembras.

    ResponderEliminar
  10. Prograpaz20/3/07 10:49

    Más cosas del Barón Rojo:
    -Quiso pilotar un triplano porque así podía reducir la envergadura del ala y así virar más rápido.
    -El ejército alemán del aire quiso pintar su avión de camuflaje cuando se decubrió el efecto de los mismo para evitar la visualización de los aviones por parte del enemigo y él no sólo se negó, sino que utilizó rojo brillante para que sus enemigos le vieran mejor. El dijo que eran aguilas alemanas y que no necesitaban esconderse.

    Eran otros tiempos y otras guerras. La parte de la guerra del aire se segía con las reglas de la caballerosidad, no así la parte de las trincheras.

    Recomendación: Sobre la primera parte ver la película La gran Ilusión y sobre la segunda, la película Senderos de Gloria. Cada una refleja estos espíritus a la perfección.

    Por otra parte, yo que también he sido fuerte en las alturas, diré que esos momentos se te quedan grabados para siempre y que son unos momentos de felicidad absoluta. No hay que hacer como él en quedarse con eso sólo en la vida. Hay que saber valorar otras cosas también y no renunciar a la felicidad que pueden darte, que puede llegar a ser incluso más que el momento del triunfo.

    ResponderEliminar
  11. Uuufff gracias por la aportación nene, he tomado nota, aunque tú ya sabes que las bélicas no son lo mío, por qué demonios me aburrirá tanto la guerra?. De hecho el clasicazo de La Gran Ilusión me aburrió que no veas :(
    Oye y este... a ti no se te ha ocurrido nunca hacer un blog?? jajajajaj, es bromaaaa!

    ResponderEliminar